Una oportunidad para el optimismo

En estos días extraños vivimos más que nunca a través de pantallas. Son las salidas de emergencia al paraíso, cuando las ventanas solo muestran la foto fija de las calles vacías y en casa merodea el desánimo. Cuesta ver el vaso medio lleno mientras el suelo tiembla ante lo incierto, pero los malos tiempos son también una oportunidad para el optimismo.

Pantallas que protegen de la muerte y nos mantienen en contacto con la vida. Para los sanitarios se han convertido en una protección imprescindible y su escasez ha desatado de norte a sur iniciativas que suman ingenio y solidaridad. Particulares y empresas de toda España fabrican a toda máquina máscaras faciales para los más vulnerables.

Tras la primera línea, otras pantallas salvan algo no menos importante: el contacto diario con los que más queremos. No podemos abrazarnos, pero al menos nos mirarnos a la cara, aunque sea en la imagen distorsionada de un móvil. Jamás se vio en residencias y hospitales tanto interés por la tecnología: hablar con los tuyos no cura la enfermedad del cuerpo, pero la soledad ataca al alma como el peor de los virus.

Salvado lo más cercano, la dimensión global del confinamiento abre las miras: ha generado reencuentros colectivos en redes e incluso ha inspirado proyectos. La distancia física nunca importó menos: medien entre nosotros diez metros, o dos océanos, construimos comunidades en el espacio indefinido de una pantalla. El formato es diverso como la vida: vermús en Skype con los de siempre, conciertos en Facebook en formato big band, cafés en Zoom con amigos de la facultad a los que el tiempo dispersó y el caos reunió en una ilusión común.

“Damos buenas noticias” es nuestro particular reto al optimismo. Un proyecto de siete personas a las que el periodismo unió hace más de treinta años y cumplen por fin el sueño de trabajar juntas. Nuestro objetivo es difundir información seria y rigurosa en su faceta más constructiva, en un momento de crispación y derivas apocalípticas que consideramos peligrosas y poco edificantes.  

Una vez más, la historia nos enseña que lo único seguro es la incertidumbre. Puede ser un buen momento para aprender y cambiar las cosas. En todo lo que podamos, vamos a hacerlo posible.

 

3 comentarios sobre “Una oportunidad para el optimismo

Agrega el tuyo

    1. Muchas gracias, Maria del Mar Rodriguez. Palabras de ánimo como las tuyas nos inspiran. Seguiremos contando nuevas historias desde el lado más constructivo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: