Gimnasia conectada, sola y en compañía

Dicen las malas lenguas que muchas no recordaban cómo atarse los cordones de las zapatillas deportivas… Pero aquí estamos, retrotrayéndonos a los veinte años dispuestas a aprovechar el confinamiento, primero, y la franja horaria limitada a la práctica deportiva, después.

IMG_2660
Gimnasia acompañada de amigas a través del portátil.

El género es irrelevante. Lo cierto es que cuando tuvimos que quedarnos en casa, muchas y muchos decidimos ponernos el chándal y hacer ejercicio. Siempre conectada, sola o en compañía, pero preferiblemente con alguna amiga a través de videollamada. Esta motivación se prolonga durante las fases que nos permiten salir al exterior para hacer deporte de forma individual. Y es que nos encanta seguir conectadas.

Nos centramos en los abdominales y glúteos. Lo más urgente para las tres, Mónica, Irma y servidora. Bajamos la aplicación de móvil Fitness Femenino con entrenamientos específicos. Hay muchas similares y todas ofrecen opciones para principiante, intermedio o avanzado. ¡Por supuesto que no comenzamos como principiantes! Tenemos nuestra edad pero también cuidamos nuestra imagen y salud (cosas de la evolución).

IMG_3003
Preparada para los ejercicios de estiramiento.

¿Hacemos gimnasia para sentirnos bien, para estar saludables, para vernos más bellas, o para todo eso y más? Las preguntas siempre nos llevan un poquito más allá.

A través del ejercicio también podemos buscar ese “mundo interior” que tan bien nos sienta y raras veces aparece. Para ello seguimos las maravillosas indicaciones del Centro de Yoga Ashtanga en Oviedo, dirigido por Tomás Zorzo (Rama) con una serie de “prácticas para tiempos de crisis” que sientan genial. Y recuperamos el hábito de la práctica de yoga con una parte de la serie de ashtanga de Sri K. Pattabhi Jois. En este caso, nos juntamos por Skype con Julia, Natalia, Álvaro, Ana, Fabio y Maite. Me siento bien en compañía.

ashtanga yoga
Iniciamos videollamada para la práctica de yoga.

Mi madre me dijo que ella no necesita a nadie, pero lo cierto es que su vida social no flaqueó durante la etapa más dura de la cuarentena, gracias al teléfono y a las conversaciones, a voces, con la vecindad. Y para ejercitarse, nada mejor que las clases de Cesc Escolá cada mañana en TVE2: Muévete en casa. “Aunque salga a caminar en el horario que me toca, yo no me pierdo las clases de ese chico. Siempre me dice: te veo, te veo (ríe). Son estupendas”.

Algún conjuro similar de permanencia ha quedado de pacto tácito con mi amiga Mónica, con la que había comenzado con la aplicación del móvil y avanzamos con los vídeos de María Martínez y su Siéntete Joven: rutinas diarias muy amenas que muchas hemos descubierto en la cuarentena. Podemos salir al exterior a practicar deporte, pero las clases en casa continúan y han llegado para quedarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: