¿Qué han hecho los adolescentes con su tiempo?

Sin instituto, con extraescolares canceladas, confinados en casa y relegados a hablar con sus amigos a través de las pantallas, la cuarentena ha puesto a disposición de los adolescentes algo a lo que no estaban acostumbrados: tiempo. Hemos preguntado a ocho jóvenes entre 12 y 17 años en qué han invertido las horas durante estos meses de #YoMeQuedoEnCasa. Sus respuestas son tan inspiradoras como positivas.

Tiempo para practicar aficiones

A la ansiedad inicial de tener que aplazar encuentros y salidas de forma indefinida, le ha seguido una nueva rutina donde los adolescentes han planificado las clases en remoto, la vida familiar, el chat social y huecos a solas para practicar sus actividades preferidas. En la adolescencia, la línea entre vocación y hobby se estrecha cada vez más, de ahí que el aprendizaje sea sobre todo disfrute. Desde La Rioja, Dani nos cuenta: “los estiramientos diarios han mejorado mi elasticidad y he ganado también musculatura, lo que me va a ayudar mucho cuando retome las clases de baile”. En Reading (Inglaterra), Aroa ha aprovechado para practicar piano y ha conseguido aprenderse dos piezas nuevas. En Ponferrada, Jorge ha hecho sus primeros pinitos en la cocina. Confiesa: “estoy en fase de intentar cosas fáciles como freír filetes, pasta y algo de repostería, pero bueno, es un intento”. No es el único, en Reading, las hermanas Rocío y Jara se han aventurado con recetas como pasta Taggliatelle a la carbonara y cookies, para picotear en las tardes de baraja.

Tiempo para ser creativo

La creatividad no es musa exclusiva de pintores y músicos, ha dejado de entenderse como mera manifestación artística para ser considerada una habilidad que todos tenemos en mayor o menor medida. Está ligada al desarrollo personal del individuo. Precisamente los adolescentes, en búsqueda de autoexpresión, tantean sin miedo nuevos caminos para crear. En Reading, a Ada la máquina de coser le picaba la curiosidad, así que le pidió a su madre que le enseñara. “Es impresionante, en poquísimo tiempo ha aprendido a poner los hilos y ha confeccionado un cojín ella sola”, dice su madre. También en Reading, Clara vio en la red social TikTok un tutorial sobre costura y decidió reciclar camisetas y renovar su guardarropa. La máquina se resistía, pero las largas horas de confinamiento, y sobre todo el empeño por hacer realidad su idea, le valieron para lucir el que es ahora su top favorito. En Lanzarote, Marta decidió combatir el aburrimiento dibujando especies marinas que le recordaran el mar y sus ratos de surf, dos de sus pasiones favoritas.

A Marta le apasionan el mar y el dibujo. Durante la cuarentena ha hecho muchos bocetos de animales marinos.

Tiempo para descubrir aprendiendo

Las clases virtuales han sido un descubrimiento. Desde La Rioja, María quizá habla en boca de muchos estudiantes de segundo de bachillerato cuando afirma que ha sido capaz de adaptarse “a un modelo online totalmente novedoso con las dificultades que eso conlleva al tener la selectividad a la vuelta de la esquina”. El reto que ha supuesto el engranaje tecnológico para asegurar la continuidad del currículo escolar dice mucho de la capacidad de adaptación de los adolescentes. Esta ha sido una época de aprendizaje rápido que ha puesto a prueba su resiliencia y voluntad para encarar una situación tan extraordinaria como incierta. Al respecto, Sara Ciria, profesora de lengua y literatura en el nivel de secundaria, subraya que “la enseñanza online ha sido la mejor solución posible en educación secundaria, en muchos centros se ha puesto en marcha en tiempo récord y partiendo prácticamente de cero. En general, el profesorado ha hecho un gran esfuerzo y ha invertido muchas horas y recursos. Personalmente he apreciado una respuesta positiva por parte del alumnado, mejor cuanto más alto era el nivel”.

A pesar de las ventajas de la educación virtual durante la cuarentena, esta fórmula necesita revisión. Ciria considera que este modelo “no es tan efectivo como las clases presenciales, sobre todo en algunas materias y contenidos. Otro inconveniente importante es que amplía la brecha entre los alumnos que disponen de medios técnicos y apoyo familiar y los que no cuentan con ayudas, que son muchos”.

2 comentarios sobre “¿Qué han hecho los adolescentes con su tiempo?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: