Cuando la casa se convierte en oficina

La rápida propagación del coronavirus nos ha hecho cambiar muchas rutinas. Las medidas de prevención varían no ya solo por países sino incluso por regiones dentro de un mismo país, pero uno de los rasgos comunes globalmente es el aumento del teletrabajo, para aquellos empleos que lo permiten. Aunque el trabajo remoto no es algo nuevo, en especial desde la expansión de las grandes empreaas tecnológicas, muchos de nosotros es la primera vez que lo hacemos, no ya como una excepción o un esfuerzo adicional para terminar una tarea, sino como un hábito diario. Para el equipo de DamosBuenasNoticias está siendo un proceso de aprendizaje con algunos inconvenientes, pero también con muchas ventajas.

El coronavirus nos ha hecho trasladar la oficina a casa, donde surgen inesperados colegas.

Improvisación y adaptación

(Huesca). El teletrabajo ha resultado ser mucho menos liberador de lo que suponía. En enseñanza secundaria hemos tenido que crear el sistema casi de cero con la urgencia de la pandemia, y eso se ha traducido en muchas más horas de trabajo y jornadas sin fin.

Madre e hija concentradas en sus respectivas tareas.

Poder trabajar en pijama desde el despacho de casa es un punto a favor, y también oír a mi hija jugar en el cuarto de al lado. El problema llega cuando tu niña de seis años decide que “ya está bien de tanto trabajar” y se empeña en ayudarte a corregir las tareas de tus alumnos. Por no hablar de la misión casi imposible de ser “profe a dos bandas”, online y dentro de casa. Me temo que mi Inés lleva cierto retraso en sus tareas de primero de Primaria. Ya sabemos que “en casa del herrero…”.

(Madrid). He vivido diferentes experiencias de teletrabajo a lo largo de mi vida laboral. La primera fue una experiencia remota completa, vivía en otro país y me relacionaba con mis compañeros y la oficina por Skype.

Damos Buenas Noticias es un proyecto posible gracias al trabajo remoto.

La última ha sido una modalidad combinada de trabajo remoto con días presenciales.

Por mi experiencia, la clave del éxito en el trabajo remoto es la planificación y el establecimiento de objetivos claros por parte de las personas que supervisan. El otro aspecto fundamental para que la cosa funcione es la confianza mutua entre la empresa y el trabajador.

Los riesgos de horarios que no terminan

(Alcalá de Henares). Nunca pensé que conocería el teletrabajo en primera persona. Como periodista había que estar ahí, donde se diera la noticia y, en un gabinete de prensa, toca organizar ruedas de prensa, actos públicos, folletos… pero nunca digas “nunca jamás”. Es muy agradable trabajar a unos metros de tu cocina y con tus personas más queridas ahí mismo, pero a estos “pros” les surgen sus en “contra”: la jornada nunca acaba, las limitaciones crecen porque no estás allí y siempre sientes que tienes que compensar “esas comodidades” con más trabajo y con más tiempo. Ahora es el turno de muchas empresas para que de verdad apuesten por el teletrabajo.

El teletrabajo exige una buena organización.

(Lanzarote). El teletrabajo exige una agenda diaria con tareas y horarios. El riesgo no es trabajar menos sino estar continuamente conectados y no saber separar los momentos de ocio y descanso de las horas laborables.

Los que trabajamos tanto presencialmente como desde casa tenemos que hacer un esfuerzo de desconexión para que nuestra vida no parezca un resumen de productividad. Disfrutamos trabajando, pero también dando paseos al aire libre, riéndonos en una terraza con amigos o metiéndonos en el mar para ver todo de color azul.

(León). El teletrabajo tiene riesgos para los periodistas. Te impide desconectar y mantener cara a cara las relaciones sociales que forman parte de la esencia de nuestro trabajo. Los horarios, ya habitualmente prolongados, se eternizan. Los contactos se vuelven virtuales, sobre todo, en un momento como éste donde las agendas habituales de reuniones, actos, eventos, ruedas de prensa han saltado por los aires. Pero, también te ayuda a ser más reflexivo, a definir y estructurar mejor los mensajes porque el ‘ruido’ superficial que nos rodea desaparece…. Los periodistas, y más los cercanos a la gestión institucional, solemos jugar un papel de ‘intermediarios’ y de ‘confidentes’ entre los medios de comunicación y los dirigentes políticos y es algo que… se echa de menos.

Los horarios de los periodistas pueden ser interminables.

Posibilidades de combinar

(Reading, Inglaterra). Yo tenía la opción de trabajar en la oficina o en casa antes del confinamiento, así que nunca sospeché que mi flexibilidad se redujera cuando la empresa al completo comenzó a trabajar en remoto. Después de más de dos meses, mi dinámica laboral sigue un modelo ligeramente distinto: el número de reuniones con colegas es a veces abrumador y los horarios se diluyen porque cada cual sigue su propia pauta. Sin embargo, las ventajas superan con creces la falta de “reajuste”: mi vida familiar se ha enriquecido, paso tiempo de calidad con los míos y me ahorro una hora de coche.

(Miami, Estados Unidos). Vivo y trabajo en una ciudad amenazada por el posible azote de un huracán varios meses al año. Esto hace que mis colegas y yo tengamos que estar preparados para confinarnos en cualquier momento, por lo que la adaptación al nuevo sistema no ha sido tan complicada. En estos meses he tenido la suerte de poder combinar el trabajo presencial (con una autorización) con el teletrabajo y he conseguido exprimir las ventajas de cada uno: mantener cierta estructura los días que me ha tocado acudir a la redacción y disfrutar de mayor libertad cuando me he quedado en casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: