Amor de balcón a balcón en tiempos de coronavirus

Jeremy vio bailar a una de sus vecinas en la terraza y sintió una atracción inmediata.

En circunstancias normales, este joven fotógrafo de 28 años, residente en Brooklyn, Nueva York, hubiera encontrado la manera de acercarse a esa mujer tan alegre y llena de vida.

Pero en medio de la crisis del coronavirus, en una de las ciudades más afectadas por la pandemia en todo el mundo, tuvo que recurrir a métodos más originales para captar la atención de su vecina, Tori.

“Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas”, cuenta Jeremy.

La historia de esta pareja se hizo viral en redes sociales, en especial desde que Jeremy publicó un vídeo en el que se veía cómo le enviaba su número de teléfono a Tori… en un dron.

Después llegaron cenas a través de Facetime, cada uno desde su balcón, e incluso algún encuentro más cercano, en el que Jeremy se introdujo en una burbuja gigante para poder pasear con su amada.

Necesidad de cercanía

Jeremy y Tori no son los únicos que se han conocido en estas circunstancias.

Desde que los distintos países empezaron a adoptar medidas de contención para evitar la propagación del coronavirus, las conversaciones de balcón a balcón se han convertido en algo cotidiano.

Los balcones han dado mucho juego durante el confinamiento. (Imagen: Vector de Personas creado por freepik – www.freepik.es)

Muchos de nosotros hemos hablado por primera vez con vecinos con los que antes apenas intercambiábamos dos o tres palabas, y algunos han llevado ese contacto cordial un paso más allá.

Las apps para ligar y conocer gente, encabezadas por Tinder, han registrado un sorprendente aumento de los contactos y las conversaciones entre sus usuarios.

Esto pese a la limitación, por el confinamiento, de los encuentros físicos, que suele ser el objetivo principal de los usuarios de estas aplicaciones.

Y no solo se producen más conversaciones, sino que también son más largas.

En tiempos de incertidumbre y preocupación, que muchas personas viven en soledad, el contacto y el coqueteo con alguien desconocido suponen una gratificante distracción.

¿Y el sexo?

La situación actual ha inspirado la imaginación de muchos al pensar en el amor.

No solo se trata de una necesidad emocional, la falta de contacto físico también pasa factura.

El gobierno holandés lo vio claro y hace unos días recomendó a las personas solteras que se busquen una pareja sexual durante la pandemia.

El Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de los Países Bajos (RIVM) publicó una guía con una serie de consejos para las personas sin pareja.

“Tiene sentido que, como persona soltera, también desees tener contacto físico”, se lee en el documento.

“Discute cuál es la mejor manera de hacer esto”, prosigue.

“Por ejemplo, vete (siempre) con la misma persona para tener contacto físico o sexual (alguien con quien acurrucarte o mantener relaciones sexuales, por ejemplo), siempre que estén libres de la enfermedad“.

Ahora que la desescalada está en marcha y que muy pronto seremos mayoría los que podemos tener encuentros cara a cara, probablemente no necesitaremos estas recomendaciones oficiales.

Pero historias como la de Jeremy y Tori, y tantas otras nacidas entre balcones, serán ya parte inolvidable de esta pandemia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: