Me voy al pueblo

Irse a vivir al pueblo empieza a ser algo más que una posibilidad para muchos.

Lo que se ha dado en llamar ‘la España vaciada’ comenzó a reivindicarse mucho antes del coronavirus, pero es ahora cuando la posibilidad real de mudarse al pueblo empieza a ser para muchos algo más que una declaración de intenciones. El confinamiento ha agudizado el deseo de disfrutar de la naturaleza y la fascinación ante las imágenes de amapolas y puestas de sol, pero también ha revalorizado la vida rural, con más espacio vital y menor incidencia de los virus.

Estar confinados dos meses en casa nos ha hecho valorar la importancia de los espacios abiertos. Así les sucedió a Ersi y Álvaro, que acaban de adquirir una casa en un pueblo de León. Antena 3 Noticias se hizo eco de su deseo de mudarse a una casa en el entorno rural. Al parecer, ella no lo tenía claro, pero varias semanas encerrada en un piso sin balcón acabaron de convencerla.

Ersi y Álvaro acaban de adquirir una casa en un pueblo de León. Antena 3

La alternativa cada vez más real del teletrabajo también ha acelerado este proceso. Periódicos como El País se atreven incluso a pronosticar un “éxodo masivo” de la ciudad al campo. De todos modos, puntualizan que no será inmediato, ya que depende de factores como la estabilidad laboral, que la posibilidad de trabajar desde casa sea permanente y la calidad de la conexión a internet en el pueblo de destino.

En una provincia castigada por la despoblación como Huesca, las inmobiliarias han apreciado un interés creciente por adquirir casas en pueblos, pero más como segunda residencia que para mudarse de forma permanente. Según publica Diario del Altoaragón, otra tendencia tras el confinamiento es que, frente a los pisos o apartamentos, el comprador busca sobre todo casas con terrenos para no tener vecinos.

Una vuelta por la montaña para despejarse del trabajo

“Estar trabajando un poco en casa y salir a dar una vuelta por la montaña” puede convertirse en la nueva rutina diaria para los que se animen a dar el paso. El aventurero y comunicador Jesús Calleja lleva ya un tiempo intentando animar a nuevos pobladores a este cambio vital. Tras lo más duro de la emergencia sanitaria se lanzó a hacer un llamamiento que ya ha recibido numerosas respuestas a través de Facebook. Ante una imagen de la montaña leonesa, junto a rebecos y chovas, Calleja parece tenerlo claro: “Cada uno decide dónde quiere vivir: Los pueblos, ahí está el futuro”.

Jesús Calleja anima a irse a vivir a un pueblo. Facebook.

Un comentario sobre “Me voy al pueblo

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: