La alegría de las flores

Dicen que una de las cosas que más alegría ha dado a la gente durante el confinamiento han sido las plantas y, sobre todo, las flores. 

Levantan el ánimo. Reducen el estrés. Aportan energía. Con tantas propiedades no parece difícil pensar que este efecto terapéutico de las flores estaría ampliamente documentado. Y, efectivamente, lo está.

Buscando información, he encontrado numerosos estudios científicos que corroboran ese efecto psicológico positivo, pero en particular me he topado con una palabra que desconocía: Biofilia.

La Biofilia define “el amor hacia lo vivo”, “el amor por la naturaleza”.  El primero en utilizar el término ‘Biofilia’ fue Erich Fromm desde el ámbito de la psicología.

Sin embargo, fue un biólogo de Harvard, Edward O. Wilson, quien desarrolló el concepto de que “las personas estamos irremediablemente vinculadas a la naturaleza y este contacto es esencial para un desarrollo psicológico y físico en plenitud”.

DSC_3190-01

Por lo tanto, estar en contacto con la naturaleza nos genera sensación de bienestar físico, sensaciones positivas, alivia dolores pasajeros y contribuye a que nuestras preocupaciones se reduzcan, al menos momentáneamente. De la naturaleza recibimos estímulos visuales, sonidos, aromas. Numerosos estudios refuerzan la idea de que convivir con flores es muy beneficioso para la salud.

Estudios científicos

Ya en el año 2005, el estudio de la profesora universitaria norteamericana Haviland-Jones demostró de forma empírica que las flores tienen el poder de provocar sentimientos positivos. En su estudio hacían diferentes regalos (velas, una cesta de frutas o flores) a pacientes que habían participado en las encuestas. La conclusión principal del estudio fue que los que recibieron flores en su casa respondieron con una sonrisa de Duchenne, la más involuntaria y espontánea de las sonrisas.

Otro estudio más reciente sobre jardinería doméstica, realizado en Princeton (Estados Unidos)  y publicado en Landscape and Urban Planning, confirma cómo el cuidado de las plantas en casa puede afectar positivamente al estado de ánimo. El estudio fue llevado a cabo antes de la pandemia, pero da pistas sobre por qué la jardinería -sea en el jardín, la maceta o un huerto- ha resurgido como uno de los pasatiempos favoritos para sobrellevar el confinamiento.

Flores solidarias

El confinamiento nos ha impedido durante semanas visitar espacios verdes en general y, como consecuencia, conectar con la naturaleza. Si a eso se le suma que tampoco hemos podido estar con nuestros seres queridos, no hay duda de que el aislamiento se ha tenido que compensar por otros lados.

DSC_3157 2-01

Las asociaciones de floristas, conscientes del poder terapéutico que tienen las flores, pero también de su fragilidad y su vida efímera, decidieron llevar las que estaban a punto de marchitarse a aquellos lugares donde más se necesitaban: los hospitales, las residencias, los hoteles que alojaban al personal sanitario, algunas farmacias… Tulipanes, rosas, lirios, margaritas, todo tipo de flores, para animar y también para agradecer el esfuerzo y el trabajo realizados. Flores que dieran un poco de color y alegría a tantas personas exhaustas.

Las iniciativas son numerosas en todo el mundo. Desde el Real Jardín Botánico del CSIC en Madrid distribuyeron tulipanes y narcisos en la capital. En Andalucía surgió la iniciativa Floreando, un proyecto puesto en marcha por agricultores sevillanos y gaditanos, que envía las flores del invernadero a casa para que el cliente pueda crear sus propios ramos o centros florales.

Al otro lado del Atlántico, en Nueva York, uno de los lugares más afectados del mundo por la covid-19, el proyecto “Flower Flash”, de Lewis Miller, le ha llevado a erigirse como el Banksy de las flores, ya que ha adornado diferentes instalaciones de la ciudad con arreglos florales porque “la gente tiene hambre de belleza, y las flores son el auténtico orgullo de la naturaleza”. 

¿Quién sabe? Quizás pronto se incluya la “terapia de la naturaleza” entre los tratamientos de la medicina tradicional porque, como decía Pablo Neruda, “podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”.

Fotos: ©Pilar Forcén

Un comentario sobre “La alegría de las flores

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: