La importancia del aire libre

Ahora vemos el mar más azul, sentimos el aire más puro y hasta escuchamos más cánticos de pájaros. Cabe preguntarse si es que hoy nuestros sentidos se han agudizado y estamos aprendiendo a ver y apreciar lo que siempre estuvo ahí.

Con el confinamiento y la privación de movimientos surgió en nosotros una necesidad básica de aire libre. Y con los primeros permisos, llenamos los parques, quisimos tocar la arena de la playa, pasear entre árboles y planear escapadas al campo. Puro instinto de supervivencia.

La naturaleza es fuente de emociones positivas

Según la filósofa y divulgadora Elsa Punset, la psique humana reserva un lugar minúsculo para las emociones positivas: “Tenemos un cerebro programado para sobrevivir que presta más atención a sensaciones como el miedo o la ira. Imponemos un sesgo negativo a lo que recordamos”-apunta.

La pandemia nos ha dejado una resaca de negatividad y sofoco que de forma espontánea tratamos de paliar para restablecer nuestro propio equilibrio emocional. Como seres naturales que somos, buscamos en la madre naturaleza la energía que nos hace falta para reconstituirnos.

La pandemia ha resaltado la idea de unidad entre el ser humano y el entorno natural. ©Pilar Forcén.

La fuerza del vínculo hombre-naturaleza

Para Punset, “la sociedad y la tecnología han avanzado muy deprisa y, de alguna manera, nos han puesto de espaldas a la naturaleza. Nos hemos visto como si fuésemos algo separado de ella y no lo somos. La salud de la naturaleza es nuestra salud”.

Se trata de un vínculo poderoso que está latente en cada uno de nosotros, desde siempre: “En realidad, hundimos nuestras raíces en las de nuestros antepasados, los hombres y las mujeres del Paleolítico -sostiene-. Eran cazadores, recolectores, eran fuertes, libres y nómadas, y eso late en cada persona del siglo XXI”.

Reforzar la relación hombre-naturaleza es una revolución pendiente para expertos como Punset, porque “la desconexión nos desvitaliza, literalmente: perdemos vida”, afirma.  

Adaptar nuestro modelo de vida al entorno es una tarea pendiente. ©Ruth Corujo.

La pandemia como revelación

La pandemia ha puesto de manifiesto nuestro deseo imperioso de espacios abiertos y verdes, como si fuesen vitaminas para el cerebro. Pero no solo eso, nos ha enseñado que cualquier cambio drástico, por difícil que parezca, se puede dar muy deprisa si hay voluntad.

Quizá si interiorizamos que nuestro vínculo con la naturaleza es mutua necesidad, aprenderemos a respetar el entorno y de ahí a encauzar conductas hacia la sostenibilidad, en pro de una sociedad concienciada con los recursos del planeta y su gestión equitativa y racional.

Un comentario sobre “La importancia del aire libre

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: