La libertad interior como puerta a la felicidad

Altruismo y compasión. Para el francés Matthieu Ricard, la fórmula de la felicidad es así de sencilla.

Aunque le añade más ingredientes, de los que hablaremos un poco más adelante.

Doctor en Biología Molecular, Ricard es monje budista en el monasterio Shechen Tennyi Dargyeling de Nepal y asesor personal y traductor del Dalái Lama.

Matthieu Ricard subraya la importancia del conocimiento interior ©Twitter.

Considerado “el hombre más feliz del mundo”, el caso de este hombre de 74 años ha sido objeto de estudio científico.

Investigadores de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, estudiaron su cerebro mediante resonancias magnéticas para medir su nivel de estrés, irritabilidad, enfado, placer, satisfacción y muchas otras sensaciones diferentes.

Compararon sus resultados con los de cientos de voluntarios para medir el nivel de felicidad de cada uno de los participantes en una escala de 0,3 (muy infeliz) a -0,3 (muy feliz).

Ricard obtuvo un -0,45 y quedó por encima no solo de los demás participantes sino de los límites establecidos en la investigación.

A partir de ahí, fue declarado “el hombre más feliz del mundo”.

Matthieu Ricard es monje budista en Nepal ©https://www.matthieuricard.org/

En una entrevista con BBC Mundo -el servicio en español de la BBC- Ricard le restó importancia a este título.

“Piense durante cinco segundos: ¿cómo puede nadie conocer el nivel de felicidad de 7.000 millones de seres humanos? No tiene sentido, desde luego no desde el punto de vista científico”, comentó.

La búsqueda de la felicidad

Sea o no “el hombre más feliz del mundo”, lo cierto es que Ricard tiene interesantes consejos sobre el tema, especialmente en estos tiempos de incertidumbre y angustia que estamos viviendo por la pandemia de covid-19.

Ricard dice que lo más importante es ser conscientes de que podemos entrenar nuestras mentes en hábitos de bienestar que generan una verdadera sensación de serenidad y realización.

Ricard escribió un libro junto a sus amigos el filósofo Alexandre Jollien y el psiquiatra Christophe André que fue superventas en Francia y que en 2020 salió en español con el título “¡Viva la Libertad!” (Editorial Arpa).

Ya en 2004, en una charla Ted que tiene casi 10 millones de visualizaciones, el monje budista defendía que, lo reconozcamos o no, todos tenemos un profundo deseo de bienestar o felicidad.

“Primero que nada, y a pesar de lo que los intelectuales franceses dicen, al parecer nadie se despierta por las mañanas pensando: ‘¿Me permiten sufrir todo el día?’, lo cual, de alguna manera, significa que… conscientemente o no, directa o indirectamente, en el corto o largo plazo, todo lo que hacemos, todo lo que esperamos, todo lo que soñamos de alguna forma está relacionado con un profundo deseo de bienestar o felicidad”, expuso.

“La felicidad, por supuesto, es una palabra tan vaga, que mejor usaremos bienestar. Así, creo que la mejor definición, según la visión budista, es la de que el bienestar no es meramente una sensación de placer, sino una sensación de profunda serenidad y realización; un estado que impregna y subyace en todos los estados emocionales y todas las alegrías y penas que se atraviesan en el camino”, prosiguió.

Cualidades fundamentales

En su reciente entrevista con BBC Mundo, Ricard detalló que, para él, la felicidad es “una forma óptima de ser que resulta del cultivo de muchas cualidades fundamentales como el altruismo, la compasión, la libertad interior, la resiliencia, el equilibrio emocional, el equilibrio interior, la paz interior y otros”.

En su vida personal aplica lo que promueve: donó toda la recaudación de sus libros y fotografías a causas humanitarias y hace 20 años fundó una organización que ayuda a más de 300.000 personas cada año en el campo de la salud, la educación y los servicios sociales, principalmente en India, Nepal y el Tíbet.

La búsqueda de la felicidad egoísta no funciona, es una situación en la que todos pierden. Uno hace miserable su propia vida mientras hace miserable la vida de todos los demás. Por el contrario, el altruismo es una situación en la que todos ganan”, indicó.

La meditación es, según Matthieu Ricard, una buena guía hacia la felicidad ©Beatriz Díez.

No es ingenuidad

Para muchos de quienes nos estén leyendo, estas palabras pueden sonar a utopía, a un mundo de fantasía que ignora la realidad que nos rodea.

Sin embargo, Ricard no peca de ingenuo.

“Es absolutamente normal y deseable estar triste frente a una masacre, una injusticia, una discriminación, un abuso, una injusticia social, la pobreza en medio de la abundancia, la explotación ciega de los animales, etc”, precisó.

“Pero esta tristeza debe llevar a una acción compasiva para hacer algo sobre los diversos sufrimientos relacionados. La tristeza no es desesperación, es compatible con el florecimiento genuino”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: