La radio, compañera constante

Aunque muchas veces se ha anticipado su desaparición víctima del auge de las nuevas tecnologías (con ayuda de alguna exitosa canción), la radio no solo sobrevive, sino que sigue demostrando su papel fundamental en momentos de crisis.

Es el medio más universal y accesible, se adapta fácilmente a todo tipo de situaciones y acompaña sin avasallar: te permite realizar otras actividades mientras suena de fondo, te informa, te divierte, te hace reflexionar o te pone a bailar, te ayuda a conciliar el sueño cuando te ataca el insomnio, te acerca a otras personas con preocupaciones similares a las tuyas… te acompaña.

Y en este año de pandemia se ha reforzado esa faceta de acompañante.

La pandemia ha estimulado la imaginación de quienes se han lanzado a montar verdaderos estudios de radio en casa ©Pexels.com

En mi caso, pese a tener al alcance todo un abanico de dispositivos y canales de información, la radio es el medio que me hace sentir más cerca de España y lo hace además de la forma más rápida.

No solo recurro a ella cada vez que hay una noticia de última hora, la sintonizo todos los días para enterarme de qué se habla y qué es lo que le preocupa a la gente.

También la escucho para saber qué sucede en mi país de acogida, Estados Unidos, pero sobre todo me ayuda a no distanciarme de los míos, del lenguaje, de las tendencias. Evita que pierda el hilo y quede desconectada.

Mayor consumo y participación

Hay emisoras que han abierto sus micrófonos para que los oyentes hablen de sus experiencias ©Pexels

Como ha ocurrido en otras crisis, por ejemplo durante el intento de golpe de Estado en España del que este 23 de febrero se cumplieron 40 años, el consumo de radio se ha incrementado notablemente estos meses y el medio está ayudando a paliar los efectos psicológicos de la pandemia.

Las emisoras han tenido que adaptarse a la situación, con profesionales trabajando de forma remota, muchos de ellos en improvisados estudios en el salón de casa, y con programaciones prácticamente tomadas por la covid-19, sobre todo al comienzo de la crisis.

Muchos programas han abierto sus micrófonos para que los oyentes puedan llamar y compartir sus historias personales así como sus quejas o sus ofertas de ayuda.

También se han organizado iniciativas como concursos y otras acciones solidarias para ayudar a los afectados y poner en comunicación a pacientes con sus familiares y seres queridos.

Una gran difusión

Una de las principales ventajas de la radio es que alcanza lugares donde otros medios no llegan, por ejemplo, áreas remotas o rurales.

Es además de fácil acceso para todo tipo de personas, independientemente de su capacidad económica o nivel educativo, y puede seguir emitiendo en situaciones extremas de falta de electricidad.

La radio es considerada como el medio que transmite más credibilidad y confianza, algo muy importante en contextos de incertidumbre en los que los ciudadanos buscamos información fiable.

En numerosas ocasiones, la radio actúa como fiel compañera ©National Museum of American History

La tranquilidad que da oír la voz del locutor o locutora de referencia ha sido y es un regalo muy valioso en estos tiempos de confinamiento y, para muchos, de soledad.

La radio como comunidad

Alrededor de la radio se crean a menudo comunidades de personas que comparten intereses y que a veces incluso hacen amistad entre ellas.

Algunos programas, como La Cafetera, de Radiocable, han logrado generar fuertes vínculos entre sus oyentes ©radiocable.com

Esto se da especialmente en los programas nocturnos, donde la intimidad del medio propicia que los oyentes se desinhiban y busquen consuelo o pidan consejo sobre situaciones que los tienen atormentados, como sucedía con el ya desaparecido “Hablar por Hablar”, de la Cadena SER, un refugio terapéutico para insomnes y trabajadores a deshoras.

Ahora que lo pienso, para mí casi todos los programas que escucho tienen algo de terapéutico, aunque sean meramente informativos.

Es, imagino, por la sensación de pertenecer a un grupo reconocible, aunque esté formado por caras y vidas imaginadas por mí.

Un comentario sobre “La radio, compañera constante

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: